PROGRAMA DE TRATAMIENTO:

Desde la Asociación Juguesca consideramos fundamentales los primeros contactos del jugador patológico o familiares del mismo con el servicio ya que la experiencia que resulte de ello puede llevar a la decisión de inicar o no el programa de tratamiento.

 

Les fases del programa asistencial son las siguientes:

 

a) Solicitud de información (telefónica o personalmente).

 

b) Visita informativa y de asesoramiento: Previa cita concertada, una de las psicólogas del equipo atiende al afectado y/o familiares, facilitando toda la información que precisen para la comprensión del trastorno que les afecta.

 

c) Fase de evaluación diagnóstica: Se realiza la exploración psicológica y valoración de la conducta de juego.
Si se establece el diagnóstico de juego patológico, se realiza la propuesta de tratamiento y se formaliza el compromiso de tratamiento. En el caso de presentar otras adicciones (a conductas o sustancias) u otros trastornos psicológicos se realiza el diagnóstico dual y la propuesta de intervención más adecuada.

 

d) Programa de tratamiento: El tratamiento consiste en el seguimiento terapéutico en sesiones individuales y grupales, en las que participa tanto el jugador patológico como sus familiares.
La finalidad de esta fase es conseguir la abstinencia al juego y el aprendizaje y adaptación a todo lo que supone una vida sin jugar. Se trabaja fundamentalmente con técnicas de control de estímulos y prevención de recaídas.

 

e) Alta terapéutica y seguimiento a largo plazo: Después de un tiempo de abstinencia y habiéndose cumplido los objetivos marcados en cada una de las fases se da el alta de tratamiento sin romper de forma definitiva el vínculo con la Associación ya que se realiza un seguimiento periódico de cada caso para reforzar y mantener los cambios conseguidos.

 

TRATAMIENTO DE OTRAS CONDUCTAS ADICTIVAS:

 

C.T.A., como centro colaborador de la Asociación Juguesca, da respuesta asistencial a otras conductas adictivas diferentes al juego patológico: a internet y nuevas tecnologías, compras compulsivas, trastornos alimentarios, adicción al sexo, al trabajo...

 

El programa de tratamiento es similar al del juego patológico, con una valoración e intervención individualizada para cada caso.